Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


estructura_conversacional

Estructura conversacional

Una de las consecuencias de la actual situación de incertidumbre, junto con el constante (ab)uso de la palabra innovación, es la colocación en primera línea de la necesidad de reflexionar. Así, es cada vez más habitual encontrarnos con que la “reflexión estratégica” ha pasado a ocupar un lugar relevante en el seno de muchas organizaciones.

Aclarando de antemano la valoración en positivo de todo primer paso, es necesario considerar algunos aspectos imprescindibles para que el proceso cumpla sus objetivos y no derive en frustración. El primero, sin duda, apunta a las personas y a estilos de liderazgo lo que tiene mucho que ver con la comprensión de su importancia, con la implicación y con abandonar la verticalidad de los enfoques habituales.

Otro aspecto fundamental tiene que ver con la interpretación de lo que debe ser el enfoque y utilidad del proceso de reflexión, algo estrechamente ligado a mi ámbito de trabajo como parte del proceso de in-formación ya que si el objeto a reflexionar se limita a considerar lo conocido, difícilmente conseguiremos distanciarnos del día a día para cerrar o abrir el foco según convenga.

Considerar “nueva o detenidamente lo que hacemos” es el primer paso, como lo es el saber manejar información relevante, pero esto no necesariamente se traduce en datos e informes sino, cada vez más, en la habilidad para extraer la intuición desperdigada en conversaciones, en muchos casos no buscadas.

Potencial infrautilizado

La velocidad del día a día, y la multiplicación de canales de comunicación, nos ha llevado a conseguir una extraordinaria habilidad para deslizarnos por la superficie esquivando con cortesía y elegancia todo aquello que no figura en nuestro árbol de prioridades. Tras la etiqueta de “interesante” se va acumulando un importante potencial de conocimiento conversacional pendiente de digerir.

La importancia de estas conversaciones, que suelen surgir al margen o en las fronteras, no siempre es fácil de detectar, por lo que no se trata de revivirlas internamente sino de aplicar la metodología adecuada o, cuando menos, aprender a compartirlas para que alguien pueda ayudar a extraer lo que la intuición no nos muestra sin ayuda. Porque tendemos a revisar lo que nos han dicho sin considerar nuestra propia aportación lo cual impone, por definición, un límite interpretativo.

Atención e intención

En lo cotidiano es dónde sucede el fututo pero lo cotidiano no puede estandarizarse, es necesario referenciar el marco en el que se desarrolla la propia “normalidad”.

  • Trabajar la atención: aprender a enlazar la realidad cotidiana con la mirada de la visión, para detectar lo que emerge y lo que se oscurece teniendo en cuenta que toda visión ilumina, pero que a la vez genera zonas de sombra.
  • Trabajar la intención: no nos podemos conformar con hacer muchas cosas y hacerlas bien, hay que ser capaces de poner palabras al propósito que las guía. Es decir, hay que identificar lo que nos motiva y lo que nos mueve para evitar repetir exitos pasados y pautas de comportamiento heredadas.

Reflexiones de referencia

estructura_conversacional.txt · Última modificación: 2013/11/30 11:51 (editor externo)